game of thrones: dragones, caminantes y conveniencias de guión

Ocio & Cultura

Necesito plasmarlo, explotar y soltar todo lo que mi crítica cabeza se plantea en ocasiones de la vida y muy concretamente en cuanto a cultura seriéfila (y cinéfila) se refiere y decirlo a los cuatro vientos sin que el ciudadano de a pie me mire como si fuese una loca necesitada de una dosis de calmantes:

¡ME HA DECEPCIONADO JUEGO SE TRONOS!

Lo dicho, esta (pen)última temporada de la-serie-que-todo-el-mundo-adora me ha dejado más fría que a un caminante blanco. No sabría por dónde empezar porque mi lista es bastante extensa, pero me quedaré solo con lo más importante (no quiero que me odiéis desde mi primera incursión en la crítica de series)

Los que me conocen saben que las series de ritmo lento y guion potente son mi debilidad (¡Cómo echo de menos Mad Men!) y GOT jugaba un poco con eso en sus inicios. Una narración lenta pero llena de pequeños detalles que luego hilabas y se convertían en una relación de amor/odio con Meñique.

lo dicho, esta (pen)última temporada de “laseriequetodoelmundoadora” me ha dejado más fría que a un caminante blanco.

Esa narración ha desaparecido, se ha esfumado de un día para otro para dar paso a una serie atropellada de sucesos. Tuve momento fangirl, como cualquier hijo de vecino, con el encuentro entre Jon y Daenerys, pero reconozcamos que el viaje fue un visto y no visto. Esto es lo que más me molesta de esta séptima temporada, una rapidez en los viajes y las situaciones que contrastan demasiado con la narrativa inicial de la serie. Y así, de una temporada a la otra, hemos pasado de tardar casi diez capítulos en viajar a “Kings Landing” para hacerlo en un solo capítulo. Conveniencias del guion.

y asi, de una temporada a la otra, hemos pasado de tardar casi diez capítulos en viajar a “kings landing” para hacerlo en un solo capítulo. conveniencias del guion.

¿Qué quieres un dragón aquí y ahora? Conveniencia del guion. ¿Que este personaje tiene que estar en cierto lugar a cierta hora? Pues nada, cambiamos de escena y a la próxima…. conveniencia del guion.

Pero no solo chirrían los viajes a la velocidad del AVE que se pega el bastardo de Invernalia, también lo hace el exceso de sucesos esperables.

Si algo caracteriza a GOT cuando hablamos de ella, es esa habilidad para sorprender desde el primer capítulo. De matar a tu personaje favorito, de crear subtramas mejores que la principal, de tener unos personajes elaborados hasta el más mínimo detalle. Pero… ¿Qué ha pasado en esta temporada? ¿Qué ha pasado con la capacidad de sorprender?

Ha sido un cúmulo de desarrollos previsibles y con miras hacia lo que el espectador quiere. Obviare los spoilers para aquellos insensatos que no estén al día, pero si ya sabes que la relación incestuosa de Jaime y Cersei no es la única (¿esto se considera spolier?) sabes perfectamente que la mayoría de capítulos parecen sacados de la lista de teorías conspiranóicas de un fan. Benioff, Weiss y compañía: de nada.

Con todo esto no quiero decir que esté en contra de Game of Thrones, todo lo contrario. Es una de las pocas series que consigue unir a crítica y público (aunque no por las mismas razones, es obvio) pero se han colado en esta última temporada (parte I) y no puedo evitar en pensar en ello cada vez que la veo. Igual que no puedo evitar pensar en lo negras que son las cejas de Daenerys.

Es bueno compartir...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Written by Iraida GM

Niña kamikaze que soñó con ser cineasta y novia de Spiderman. Criminóloga, lectora y enciclopedia de datos inútiles. Me encanta dibujar con la música a tope y ver series por encima de mis posibilidades.

Sobre nosotros
Aportamos una nueva visión al mundo de la cultura y el ocio. Te contamos lo que mola de ayer y de hoy, siempre usando el toque ácido que nos distingue. Apostamos por el entretenimiento de calidad sin olvidar los valores sociales.
Colaboradores
Información de contacto
Newsletter

This is a nice and simple email newsletter widget. Yuppers.